¿Qué es un análisis costo-beneficio?

Un análisis de costo-beneficio es un proceso que utilizan las empresas para analizar decisiones. La empresa o el analista suma los beneficios de una situación o acción y luego resta los costos asociados con la realización de esa acción. Algunos consultores o analistas también crean modelos para asignar un valor en dólares a los elementos intangibles, como los beneficios y costos asociados con vivir en una determinada ciudad.

Comprendiendo el análisis costo-beneficio

Antes de construir una nueva planta o emprender un nuevo proyecto, los gerentes prudentes realizan un análisis de costo-beneficio para evaluar todos los costos e ingresos potenciales que una empresa podría generar a partir del proyecto. El resultado del análisis determinará si el proyecto es financieramente factible o si la empresa debe perseguir otro proyecto.

En muchos modelos, un análisis de costo-beneficio también tendrá en cuenta el costo de oportunidad en el proceso de toma de decisiones. Los costos de oportunidad son beneficios alternativos que podrían haberse obtenido al elegir una alternativa sobre otra.

En otras palabras, el costo de oportunidad es la oportunidad perdida como resultado de una elección o decisión. Tener en cuenta los costos de oportunidad permite a los gerentes de proyecto sopesar los beneficios de cursos de acción alternativos y no simplemente la ruta o elección actual que se está considerando en el análisis de costo-beneficio.

Al considerar todas las opciones y las posibles oportunidades perdidas, el análisis de costo-beneficio es más completo y permite una mejor toma de decisiones. Esto es útil prácticamente para todas las inversiones que se emprendan, ya sea en una empresa, en productos de renta variable como activos o ETFs o en una propiedad.

El proceso de análisis de costo-beneficio

Un análisis de costo-beneficio (CBA) debe comenzar con la compilación de una lista completa de todos los costos y beneficios asociados con el proyecto o la decisión.

Los costos involucrados en un CBA pueden incluir lo siguiente:

  • Los costos directos serían la mano de obra directa involucrada en la fabricación, el inventario, las materias primas y los gastos de fabricación.
  • Costes indirectos pueden incluir electricidad, costos generales de administración, alquiler, servicios públicos.
  • Costos intangibles de una decisión, como el impacto en los clientes, empleados o tiempos de entrega.
  • Costos de oportunidad, como inversiones alternativas o comprar una planta en lugar de construirla.
  • Costo de riesgos potenciales como riesgos regulatorios, competencia e impactos ambientales.

Los beneficios pueden incluir los siguientes:

Aumento de ingresos y ventas por aumento de producción o producto nuevo

Beneficios intangibles, como la mejora de la seguridad y la moral de los empleados, así como la satisfacción del cliente debido a mejores ofertas de productos o una entrega más rápida.

Ventaja competitiva o cuota de mercado ganada como resultado de la decisión

Un analista o gerente de proyecto debe aplicar una medida monetaria a todos los elementos de la lista de costo-beneficio, teniendo especial cuidado de no subestimar los costos o sobrestimar los beneficios.

Un enfoque conservador con un esfuerzo consciente para evitar cualquier tendencia subjetiva al calcular estimaciones es más adecuado al asignar un valor tanto a los costos como a los beneficios para un análisis de costo-beneficio.

Finalmente, los resultados de los costos y beneficios agregados deben compararse cuantitativamente para determinar si los beneficios superan a los costos. Si es así, la decisión racional es seguir adelante con el proyecto.

De lo contrario, la empresa debe revisar el proyecto para ver si puede hacer ajustes para aumentar los beneficios o reducir los costos para que el proyecto sea viable. De lo contrario, la empresa probablemente debería evitar el proyecto.

Limitaciones del análisis de costo-beneficio

Para proyectos que involucran gastos de capital de nivel pequeño a mediano y son cortos o intermedios en términos de tiempo de finalización, un análisis profundo de costo-beneficio puede ser suficiente para tomar una decisión racional y bien informada.

Para proyectos muy grandes con un horizonte temporal a largo plazo, un análisis de costo-beneficio puede no tener en cuenta las preocupaciones financieras importantes, como la inflación, las tasas de interés, los flujos de efectivo variables y el valor actual del dinero.