La liquidez de ETF y sus factores principales

La liquidez de ETF es el concepto que nos atañe a este artículo, ese término que comúnmente escuchamos al tocar temas financieros. Desde el momento en que los fondos cotizados en bolsa (ETFs) se lanzaron por primera vez en el mercado financiero, invertir en ETF se ha considerado una alternativa más líquida a los fondos mutuos.

Los inversores no solo podrían obtener la misma diversificación amplia que podrían obtener con los fondos mutuos indexados, sino que también podrían tener la libertad de comerciar con ellos durante las horas de mercado.

Más significativamente, los inversores institucionales podrían utilizar ETFs para entrar y salir rápidamente de posiciones, lo que los convierte en una herramienta valiosa en situaciones en las que es necesario recaudar efectivo rápidamente.

Si bien los inversores individuales tienen pocos recursos cuando la liquidez disminuye, los inversores institucionales que utilizan ETFs pueden evitar algunos problemas de liquidez comprando o vendiendo unidades de creación, que son las cestas de las acciones subyacentes que componen cada ETF.

Los niveles más bajos de liquidez conducen a mayores diferenciales entre compra y venta, mayores discrepancias entre el valor liquidativo y el valor de los valores subyacentes, y una menor capacidad para negociar de manera rentable. Veamos qué ETF le brindan la mayor liquidez y, por lo tanto, la mayor oportunidad de obtener ganancias.

Consideraciones clave sobre la liquidez de ETF

Los ETFs tienen mayor liquidez que los fondos mutuos, lo que los convierte no solo en vehículos de inversión populares. Sino que también es conveniente aprovecharlos cuando se necesita flujo de efectivo.

Los factores principales que influyen en la liquidez de un ETF son su composición y el volumen de negociación de los valores individuales que componen el ETF. Por otro lado, los factores secundarios que influyen en la liquidez de un ETF incluyen su volumen de negociación y el entorno de inversión. Como regla general, los ETF de bajo volumen tienden a ser menos líquidos.

Factores que influyen en la liquidez de los ETF

Sigue siendo cierto que los ETFs tienen mayor liquidez que los fondos mutuos. La medida de la liquidez de un ETF depende de una combinación de factores primarios y secundarios:

Los factores primarios incluyen:

  • La composición de la ETF
  • El volumen de negociación de los valores individuales que componen el ETF.

Los factores secundarios incluyen:

  • El volumen de negociación del propio ETF.
  • El entorno de inversión.

Veamos cada uno de estos en detalle.

Composición del ETF

Los ETFs se pueden invertir en varias clases de activos, incluidos bienes raíces, renta fija, acciones, materias primas y futuros. Dentro del universo de la renta variable, la mayoría de los ETFs replican índices específicos, como índices de gran capitalización, mediana capitalización, pequeña capitalización, de crecimiento o de valor. También hay ETF que se centran en sectores de mercado específicos, como la tecnología, así como en determinados países o regiones.

En general, los ETF que invierten en empresas de gran capitalización que cotizan en bolsa son los más líquidos. En concreto, varias características de los valores que componen un ETF también afectarán su liquidez. Los más destacados se explican a continuación.

Volumen de negociación de acciones ETF

Como el precio de mercado afecta la liquidez de una acción, también lo hace el volumen de negociación. El volumen de negociación se produce como resultado directo de la oferta y la demanda. En el mundo financiero, los valores de menor riesgo se negocian más libremente y, por lo tanto, tienen mayor volumen de negociación y liquidez. Cuanto más activamente se negocia un valor en particular, más líquido es; por lo tanto, los ETF que invierten en valores negociados activamente serán más líquidos que los que no lo hacen.

Las personas que invierten en ETFs con menos valores negociados activamente se verán afectadas por un mayor diferencial de oferta y demanda. Mientras que los inversores institucionales pueden optar por negociar utilizando unidades de creación para minimizar los problemas de liquidez.

Volumen de negociación del propio ETF

El volumen de operaciones de un ETF también tiene un impacto mínimo en su liquidez. Los ETF que invierten en acciones del S&P 500, por ejemplo, se negocian con frecuencia, lo que genera una liquidez ligeramente mayor. Los ETF de bajo volumen suelen seguir a empresas de pequeña capitalización que se negocian con menos frecuencia y, por lo tanto, son menos líquidas.

El entorno de inversión

Debido a que la actividad comercial es un reflejo directo de la oferta y la demanda de valores financieros, el entorno comercial también afectará la liquidez. Por ejemplo, si se busca un sector de mercado en particular, se buscarán ETFs que inviertan en ese sector. Lo que generará problemas temporales de liquidez. Debido a que las empresas que emiten ETFs tienen la capacidad de crear acciones ETF adicionales con bastante rapidez, estos problemas de liquidez suelen ser a corto plazo.