Consideraciones al comprar una casa

Has hecho una larga búsqueda para comprar la casa de tus sueños. Sin embargo, aunque todo parezca en orden, puedes llevarte una desagradable sorpresa si no tomas en cuenta algunas consideraciones.

Y es que hay muchas personas que sin ética, ponen a la venta propiedades que traen consigo deudas pasadas, sean de mantenimiento, predial, etcétera.

Este problema suele ser más común cuando se pretende adquirir una propiedad en remate o en compra directa, que cuando se hace a través de una agencia de bienes raíces. Aunque claro, nadie está exento.

Por ello, te decimos cuáles son las consideraciones que debes tener antes de comprometerte a dar un pago por esa casa de tus sueños.

Cosas que debes saber al comprar una casa

*Conocer físicamente el inmueble que se desea adquirir. Puede parecer obvio, pero hay muchos que se dejan guiar sólo por fotografías. Pide verificar antes el estado real del inmueble y de tu parte, estar seguro de contar con los recursos líquidos para presentar una postura.

*Si la compra que planeas hacer es más para fines comerciales, hacer un análisis de mercado con el apoyo de un profesional inmobiliario para conocer el valor comercial del inmueble y para saber si representa una buena inversión o no.

Por supuesto también puedes considerar hacer eso si es para vivienda, pero aquí más bien tendrías que checar si la propiedad fue construida bajo el reglamento vigente, por aquello de que la Ciudad de México es altamente sísimica y podría poner en riesgo tu inversión.

*Conocer el impacto fiscal de la venta en remate ya que el comprador tendrá que pagar el impuesto de adquisición de inmuebles (ISAI) además de los gastos de un abogado que le ayude en los procesos (en su caso) y lo costos de los trámites notariales para escriturar el inmueble. Por ello muchos prefieren comprar una propiedad que sea “nueva”.

*Acudir con un profesional inmobiliario especialista en transacciones de bienes raíces para ser orientado en los procesos y demás por menores de las subastas para ahorrar tiempo y evitar cualquier inconveniente. En el caso de que compres una propiedad que no esté en remate, pide a la inmobiliaria o al dueño una carta de no adeudo.

Como verás, son pasos sencillos pero que te evitarán problemas para que más adelante no estés buscando como salir de deudas.