Fraude con préstamos por internet

La necesidad de tener dinero rápido muchas veces nos hace presa fácil de un fraude por empresas que dicen solucionar tus problemas financieros con unos cuantos clics.

Estas empresas privadas ofrecen supuestamente préstamos rápidos para pagar útiles escolares o una emergencia médica, en realidad podrían robar tu tranquilidad.

La mayoría de los prestamistas privados operan a través de internet, por lo que los estafadores pueden camuflarse fácilmente en la red para hacerse pasar por compañías legales.

Sin embargo, existen varias señales que nos pueden indicar si estamos ante una posible estafa

Claves para saber si estás ante un posible fraude

1. Un prestamista legal no nos pedirá que le enviemos dinero antes de firmar. Debemos desconfiar de las empresas que nos pidan que transfiramos una cantidad antes de firmar el contrato del crédito rápido.

2. Las empresas más fiables forman parte de una asociación. Los prestamistas afiliados cumplen con la legalidad vigente y están obligados a seguir un Código de Buenas Prácticas que garantiza la protección del cliente.

3. Comprueba el certificado digital. Este elemento certifica que la página web de la empresa de créditos rápidos es la oficial y no un fraude. Actualmente, podemos hacer la comprobación mirando la barra de navegación: si es de color verde, significa que la página es segura. Si sale una equis, quizá deberías considerar tu solicitud.

4. La dirección de la página del prestamista debe ser HTTPS. El Protocolo Seguro de Transferencia de Hipertexto (HTTPS son sus siglas en inglés) garantiza que la página web del prestamista es segura y tus datos están protegidos.

5. En la barra del navegador debe aparecer un candado. La presencia de este elemento significa que la conexión está cifrada mediante una tecnología (SSL) que impide que un observador pueda ver lo que estamos haciendo en tiempo real.

Mejor date el tiempo de buscar cuáles son las opciones para obtener un credito maestro.