Pagar o no tu tarjeta de crédito

Pagar tu tarjeta de crédito en los tiempos establecidos es tu obligación como usuario de este producto bancario.

Sin embargo, si eres emprendedor y no te ha ido muy bien con el negocio es probable que estés acumulando una gran deuda. O bien, si se te ha ido la mano con las compras, puede que ahora estés en un grave problema.

Ante este panorama, seguro te has preguntado en las consecuencias de no pagar.

Aquí encontrarás información útil para, primero, bajarle al estrés dimensionando las consecuencias reales de incumplir con tus pagos y después para dar los siguientes pasos para resolver esto.

Seamos sinceros, ¿no puedes o no quieres pagar tu tarjeta?

Es buen momento para recordar que al momento de adquirir un crédito con el banco y cada vez que firmas una compra, estás haciendo un compromiso con la institución para saldar tus deudas.

No es ético pensar que puedes simplemente ignorarlas en determinado momento.

Si es que estás evaluando qué tan fácil te puedes librar de tus deudas sólo porque es un tema incómodo, te recomendamos considerar que el historial que tienes en buró de crédito refleja buena parte de tu calidad como individuo.

Además, al dejar de pagar, te cerrarás las puertas no sólo para volver a obtener nuevos créditos, también para contratar servicios de telefonía celular, televisión de paga, entre otros.

Si la imposibilidad de pagar es real, es importante que actúes de inmediato y no dejes que pase mucho tiempo para negociar con el banco.

¿Qué pasa si no pago mi tarjeta de crédito?

A pesar de que cada banco tiene sus propios métodos de cobranza (perfeccionados con el paso de los años, hay que aclarar) cuando de tarjetas de crédito se trata, en la mayoría de los casos se hacen llamadas, inclusive antes de la fecha límite de pago, para informar acerca del saldo actual y el monto mínimo a cubrir en la fecha de pago.

Si en tu caso, no pagaste la tarjeta de credito porque se es tu primer plástico y se te complica diferenciar entre la fecha de corte y la fecha límite de pago, recuerda que existen 50 días de gracia entre que corta tu tarjeta y puedes hacer una compra y la fecha límite donde tendrás que pagar por ella.

Obviamente entre más pase el tiempo y no pagues, las llamadas para invitarte a pagar serán más frecuentes. En caso de que después de 120 días sigas sin pagar, viene lo más fuerte.

En los peores casos, el banco puede vender la cartera al despacho de cobranza, ya que es tomado como pérdida. El nuevo acreedor (el despacho de cobranza) tiene maneras de cobrar que, a decir verdad, no son muy amables y rayan muchas veces en lo indebido. 

Por lo que más quieras, evita llegar a este punto, porque además de endeudado vas a terminar realmente estresado y molesto no sólo tú, sino tus referencias.

Eso sí, no irás a la cárcel, sin embargo, la afectación a tu historial crediticio sería muy fuerte y te imposibilitaría adquirir otra tarjeta o producto a crédito.