Los fondos cotizados y sus ventajas

Una manera fácil de invertir en los grandes mercados sin contar con millones de dólares

Los fondos cotizados o también conocidos en el terreno financiero como ETF´s (de las siglas Exchange Traded Funds), son fondos que participan en las principales bolsas bursátiles del mundo.

Una definición práctica para este concepto es la siguiente: se trata de un instrumento de inversión híbrido. Por una parte, funcionan como fondos de inversión tradicional. Pero también lo hacen como acciones en una determinada bolsa de valores.

Una de las principales características de los fondos cotizados es que ofrece la posibilidad de diversificación de la inversión. Esto quiere decir que al comprar un ETF para un determinado mercado, no se compra una acción, en realidad se compra un valor de un índice bursátil referente a dicho mercado. Por ejemplo, si se desea incursionar en fondos de inversión dentro del DAX Index, perteneciente a la bolsa de valores de Frankfurt, Alemania, el ETF adquirido se invierte en las 30 empresas que engloba este índice.

De esta forma, un ETF se guía por medio del índice al que esté asociado. Y si hay ganancias o pérdidas, esto se ve reflejado en el ETF adquirido. A esto se le conoce como replicar en un índice bursátil. Parte de dicha diversificación también incluye la diferencia sustancial entre invertir simplemente en un activo al comprar acciones e invertir en una caja de activos, lo que en realidad representa un fondo cotizado.

Otras características de los fondos que participan en la bolsa

  • Los fondos cotizan en un mercado secundario. Implica seguir su cotización en todo momento. En cambio, en los fondos de inversión tradicionales solo puedes conocer su valor al final del cierre de la bolsa en un día determinado al calcularse su valor de liquidación.
  • Se consideran de gestión pasiva. Aquí solo se busca replicar el comportamiento de un índice, por lo tanto no interviene algún gestor del fondo. A diferencia de un fondo tradicional en donde los gestores buscan batir los valores de referencia de un índice con el fin de adelantarse a la dinámica de un mercado.
  • Las comisiones para operar ETF son relativamente bajas. Al comprar, se deben cubrir las comisiones del Broker las cuales no suelen ser muy elevadas. Un Boker puede ser un individuo o una empresa que se dedica a organizar las transacciones entre compradores y vendedores bursátiles, además de brindar asesoría a sus clientes.
  • Se pueden comprar y vender dentro de un mercado determinado y a cualquier hora. Esto permite controlar el precio al realizar una operación.

Como puedes ver, este tipo de instrumento es una gran forma de invertir sin contar con grandes cantidades de capital para comprar acciones en las grandes empresas de un mercado.