¿Qué es el índice de precios al consumidor o IPC?

El Índice de Precios al Consumidor (IPC) es una medida que examina el promedio ponderado de los precios de una canasta de bienes y servicios de consumo, tales como transporte, alimentos y atención médica.

Se calcula tomando los cambios de precio para cada artículo en la canasta predeterminada de bienes y promediando. Los cambios en el IPC se utilizan para evaluar los cambios de precios asociados con el costo de vida. Además, el IPC es una de las estadísticas más utilizadas para identificar períodos de inflación o deflación.

Comprender el índice de precios al consumidor

El IPC mide el cambio promedio en los precios a lo largo del tiempo, que los consumidores pagan por una canasta de bienes y servicios, comúnmente conocida como inflación.

Básicamente, trata de cuantificar el nivel agregado de precios en una economía y, por lo tanto, mide el poder adquisitivo de la unidad monetaria de un país. El promedio ponderado de los precios de los bienes y servicios que se aproxima a los patrones de consumo de un individuo se utiliza para calcular el IPC.

Si bien mide la variación en el precio de los bienes minoristas y otros artículos pagados por los consumidores, no incluye cosas como ahorros y los diferentes tipos de inversión, y a menudo puede excluir el gasto de los visitantes de otro país.

Claves del IPC

Las estadísticas del IPC abarcan a profesionales, trabajadores independientes, pobres, desempleados y jubilados en un país. Las personas que no están incluidas en el informe son poblaciones no metropolitanas o rurales, familias de agricultores, fuerzas armadas, personas que están en prisión y aquellos en hospitales psiquiátricos.

También se usa ampliamente como indicador económico. Es la medida de inflación más utilizada y, por poder, de la efectividad de la política económica de un gobierno. El IPC le da al gobierno, las empresas y los ciudadanos, una idea sobre los cambios de precios en la economía, y puede actuar como una guía para tomar decisiones informadas.

De igual forma, en algunos países se puede utilizar para ajustar los niveles de elegibilidad de las personas para ciertos tipos de asistencia gubernamental, incluida la Seguridad Social. Y proporciona automáticamente los ajustes salariales por costo de vida a las trabajadoras domésticas.

¿Cómo se calcula este índice?

Para calcularlo, uno de los métodos más usuales es que un grupo de funcionarios realiza encuestas mensuales a todo tipo de negocios. Analiza los precios de los artículos más elementales y esto se convierte en la “canasta básica”. A cada artículo se le asigna una ponderación y su variación su precio influye en el resultado final. En total se contabilizan más de 350 productos de todos los tipos, alimentos y bebidas, transporte, servicios domésticos, educación, etcétera.