¿Qué es el Retorno de Inversión?

El Retorno de Inversión o comúnmente llamado ROI por sus siglas en inglés (Return on Investment), es una medida de rendimiento utilizada para evaluar la eficiencia de una inversión o comparar la eficiencia de varias inversiones diferentes.

El ROI trata de medir directamente la cantidad de rendimiento de una inversión en particular, en relación con el costo de la inversión. Para calcularlo, el beneficio (o rendimiento) de una inversión se divide por el costo de la inversión. El resultado se expresa como un porcentaje o una razón.

Comprendiendo el Retorno de Inversión

Esta métrica cuenta con una amplia popularidad debido a su versatilidad y simplicidad. Esencialmente, el ROI puede usarse como un indicador rudimentario de la rentabilidad de una inversión. Este podría ser el ROI de una inversión en acciones, el ROI que una empresa espera para expandir una fábrica o el ROI generado en una transacción de bienes raíces.

El cálculo en sí no es demasiado complicado y es relativamente fácil de interpretar para su amplia gama de aplicaciones. Si el ROI de una inversión es positivo neto, probablemente valga la pena.

Pero si hay otras oportunidades con un ROI más alto, estas señales pueden ayudar a los inversores a eliminar o seleccionar las mejores opciones. Del mismo modo, los inversionistas deben evitar un ROI negativo, lo que implica una pérdida neta.

Por ejemplo, supongamos que las inversiones en México crecen y un individuo invierte  mil dólares en la corporación “Slice Pizza” en el año 2018, para posteriormente vender sus acciones por un total de mil 200 dólares un año después. Para calcular el rendimiento de su inversión, dividiría sus ganancias ($ 1,200 – $ 1,000 = $ 200) por el costo de inversión ($ 1,000), para un ROI de $ 200 / $ 1,000, o 20%. Con esta información, podría comparar su inversión en Slice Pizza con sus otros proyectos.

Limitaciones del ROI

Ejemplo como el citado arriba, revela una de las limitaciones del uso de esta métrica, particularmente al comparar inversiones. Es importante destacar que el ROI se puede usar junto con la tasa de rendimiento, que tiene en cuenta el marco de tiempo de un proyecto.

También se puede usar el Valor Actual Neto (VAN), que explica las diferencias en el valor del dinero a lo largo del tiempo, debido a la inflación.

Nuevas perspectivas del ROI

Recientemente, ciertos inversores y empresas se han interesado en el desarrollo de una nueva forma de métrica de ROI, llamada Retorno de la Inversión Social o SROI.

El SROI se desarrolló inicialmente a principios de la década del 2000 y tiene en cuenta los impactos más amplios de los proyectos que utilizan valor extrafinanciero (es decir, métricas sociales y ambientales que actualmente no se reflejan en las cuentas financieras convencionales).

SROI ayuda a comprender la propuesta de valor de ciertos criterios ESG (Environmental Social Governance) utilizados en las prácticas de inversión socialmente responsable. Por ejemplo, una empresa puede comprometerse a reciclar el agua en sus fábricas y reemplazar sus bombillas con iluminación LED. Estas empresas tienen un costo inmediato que puede afectar negativamente el ROI tradicional, sin embargo, el beneficio neto para la sociedad y el medio ambiente podría conducir a un SROI positivo.

Hay otras nuevas variantes de ROI que se han desarrollado para fines particulares. El ROI de las estadísticas de las redes sociales señala la efectividad de las campañas en las redes sociales. Por ejemplo, cuántos clics o me gusta se generan para una unidad de esfuerzo.

Del mismo modo, el ROI de las estadísticas de marketing trata de identificar el rendimiento atribuible a las campañas publicitarias o de marketing. El llamado ROI de aprendizaje se relaciona con la cantidad de información aprendida y retenida como un retorno de la educación o capacitación en habilidades. A medida que el mundo progresa y la economía cambia, seguramente se desarrollarán otras formas de ROI de nicho en el futuro.