Invertir o pagar deudas: ¿Qué camino elegir?

La pregunta es: ¿Debo invertir o pagar deudas? Es una decisión que debe pensarse detenidamente. Las personas que se encuentran con dinero extra a menudo enfrentan este dilema.

¿Deberían usar la ganancia inesperada para saldar, o al menos pagar sustancialmente esa pila de deuda que han acumulado? ¿O es más ventajoso poner el dinero a trabajar en inversiones que construirán un capital a futuro?

¿invertir o pagar deudas? Dos caminos por elegir

Ambas opciones son importantes. Invertir es el acto de apartar dinero que, en sí mismo, generará ganancias y crecerá. Invertir no es lo mismo que puro ahorro, donde el dinero se reserva para uso futuro. Cuando invierte, espera que el dinero devuelva algunos ingresos y aumente la cantidad original.

La inversión le brinda la tranquilidad de que tendrá fondos disponibles para afrontar un hito financiero futuro. La jubilación, los proyectos comerciales y el pago de la educación universitaria de un niño son ejemplos de tales hitos financieros.

Por otro lado, la deuda se refiere a la acción de pedir prestados fondos a otra parte. Algunas de las deudas más comunes incluyen pedir prestado para comprar un artículo grande, como un automóvil o una casa.

El pago de la educación o los gastos médicos no planificados también son deudas comunes. Sin embargo, una deuda con la que muchas personas luchan todos los meses es la deuda de la tarjeta de crédito.

Según una investigación del Banco de la Reserva Federal de Nueva York, la deuda de las tarjetas de crédito terminó 2019 en un récord de 930 mil millones de dólares.

Cómo pagar las deudas es un problema que preocupa a muchas personas todos los días. También es un problema por el que muchas personas pierden el sueño cada noche.

Conclusiones clave

Invertir es el acto de usar su dinero para ganar dinero. Los ingresos por inversiones vienen en forma de intereses, dividendos y revalorización de activos. Los ingresos por inversiones vienen en forma de intereses, dividendos y revalorización de activos. Por ejemplo, existen fondos de México o Estados Unidos que pueden brindar dividendos muy interesantes.

En cambio, la deuda es el préstamo de dinero para financiar un evento grande o inesperado. Los prestamistas cobran interés simple o compuesto sobre las sumas prestadas. Construir un colchón de efectivo, crear un presupuesto y aplicar un método determinado ayudará a pagar la deuda.

Pagar las deudas La deuda es uno de esos eventos de la vida que experimenta la mayoría de las personas. Pocos de nosotros podemos comprar un automóvil o una casa sin endeudarnos.

A veces ocurren eventos imprevistos, como gastos médicos o los gastos que pueda tener después de un huracán u otro desastre natural. En estos tiempos, es posible que no tenga suficientes fondos disponibles y necesite pedir dinero prestado.

Además de los préstamos para grandes compras o emergencias imprevistas, una de las deudas más comunes es la deuda de tarjetas de crédito. Las tarjetas de crédito son útiles porque no es necesario llevar dinero en efectivo. Sin embargo, muchas personas pueden volverse locas rápidamente si no se dan cuenta de cuánto dinero gastan en la tarjeta cada mes.

Tenga en cuenta que algunas deudas, como su hipoteca, no son malas. El interés que se cobra por una hipoteca y préstamos estudiantiles es deducible de impuestos. Tendrá que pagar esta cantidad, pero la ventaja fiscal mitiga algunas de las dificultades.

Al pagar una deuda, hay muchas escuelas de pensamiento sobre qué pagar primero y cómo hacerlo. Un asesor bancario, de cuentas o financiero puede ayudar a determinar el mejor enfoque para su situación. Considere qué camino debe elegir para sacarle partido a ese dinero extra que pueda llegar a obtener en algún momento.