Invertir en mercados bursátiles extranjeros

Para muchos, invertir en mercados bursátiles extranjeros puede ser una forma desafiante de equilibrar una cartera, aunque los resultados a menudo pueden ser gratificantes.

Los inversionistas que se involucran tienen la oportunidad de participar en las perspectivas de crecimiento a largo plazo de muchos mercados emergentes. Son mercados que tienen tasas de crecimiento más rápidas en comparación con los países desarrollados.

La inversión exitosa requiere la comprensión de los riesgos de invertir en este tipo de mercados y cómo comprar acciones en ellos.

Problemáticas con los mercados bursátiles extranjeros

Invertir en mercados bursátiles extranjeros presenta una serie de desafíos, en comparación con hacerlo en mercados nacionales. Los inversores exitosos saben cuáles son estos obstáculos y han ideado estrategias para superarlos a fin de proporcionar a sus carteras una mayor rentabilidad.

A continuación examinaremos algunos riesgos comunes, incluida la falta de transparencia, el riesgo cambiario, la volatilidad y la búsqueda de formas de comprar en estos mercados.

Falta de transparencia

Muchos mercados emergentes y algunos mercados desarrollados no tienen los mismos tipos de estándares de información que los Estados Unidos, por ejemplo. La Ley de Bolsa y Valores de 1934 exige que todas las compañías que cotizan en cualquier bolsa de valores norteamericana Informar sus ganancias. Deben hacerlo de manera trimestralmente y presentar periódicamente la documentación correspondiente a la Comisión de Bolsa y Valores.

En otros países, estas leyes no se aplican, y podría ser difícil encontrar información precisa sobre la compañía. Sin importar el hecho de que la información encontrada puede no estar en inglés. Aunque cabe añadir que diversos países cuentan con su propia regulación. Por ejemplo, la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) o la Bolsa Institucional de Valores (BIVA) se regulan por una legislación nacional.

Riesgo cambiario

Cuando la moneda del país en el que se realiza la inversión se aprecia en comparación con el dólar estadounidense, su valor aumenta. Por otro lado, cuando se deprecia frente al dólar, el valor de la inversión puede no tener valor.

Además, algunos países podrían imponer restricciones monetarias que podrían retrasar o detener la capacidad de retirar dinero de la moneda del país.

Volatilidad

Los mercados de valores extranjeros pueden ser volátiles a veces. Estos mercados pueden tener grandes oscilaciones, arriba y abajo. Esto puede ser más extremo en comparación con los mercados de Estados Unidos, debido al uso de información privilegiada, la manipulación u otros factores. Un buen ejemplo de esto ocurrió en México en 1994.

Entre 1989 y 1993, México pudo controlar la inflación y reducir su creciente deuda externa. Antes de 1994, el peso estaba vinculado a una tasa fija al dólar estadounidense. Cuando el gobierno decidió ampliar la banda de negociación de 3,47 a 4, hubo un colapso masivo del peso. Esto provocó una disminución de las acciones de la BMV de hasta un 60%.

Es importante que los inversores en estos mercados se centren en factores a largo plazo. Si bien los mercados pueden ser volátiles a veces, los cambios de un día a otro no deberían disuadir a los inversores ansiosos. Hay muchas maneras de involucrarse en los mercados bursátiles extranjeros sin tener que lidiar con muchos de los riesgos anteriores. Como ejemplo están los recibos de depósito estadounidenses (ADR), los fondos cotizados en bolsa (ETF) y los fondos mutuos.