Claves sobre la salud financiera

La salud financiera es un término que se utiliza para describir el estado de los asuntos monetarios personales. La salud financiera tiene muchas dimensiones, incluida la cantidad de ahorros que tiene, cuánto está ahorrando para la jubilación y cuánto de sus ingresos está gastando en gastos fijos o no discrecionales.

Comprendiendo las claves sobre la salud financiera

Los expertos financieros han elaborado pautas aproximadas para cada indicador de salud financiera, pero la situación de cada persona es diferente. Por esta razón, vale la pena dedicar tiempo a desarrollar su propio plan financiero para asegurarse de que está bien encaminado para alcanzar sus metas y de no correr un riesgo financiero indebido si ocurre algo inesperado.

Mida su salud financiera

Para comprender mejor su salud financiera, podría ser útil hacerse algunas preguntas clave. Considérelo una autoevaluación de su salud financiera:

  • ¿Qué tan preparado está para eventos inesperados? ¿Tiene un fondo de emergencia?
  • ¿Cuál es tu patrimonio neto? es positivo o negativo?
  • ¿Tienes las cosas que necesitas en la vida?
  • ¿Qué hay de las cosas que quieres?
  • ¿Qué porcentaje de su deuda consideraría de alto interés, como tarjetas de crédito? ¿Es más del 50%?
  • ¿Está ahorrando activamente para la jubilación?
  • ¿Siente que va por buen camino para alcanzar su objetivo a largo plazo?
  • ¿Tiene suficiente cobertura de seguro, ya sea de salud o de vida?

Cómo se determina la salud financiera

La salud financiera de una persona se puede medir de varias formas. Los ahorros y el patrimonio neto general de una persona representan los recursos monetarios a su disposición para uso actual o futuro. Estos pueden verse afectados por deudas, como tarjetas de crédito, hipotecas y préstamos para automóviles y estudiantes. La salud financiera no es una cifra estática. Cambia en función de la liquidez y los activos de un individuo, así como de la fluctuación del precio de los bienes y servicios.

Por ejemplo, el salario de una persona puede permanecer constante mientras aumentan los costos de la gasolina, la comida, las hipotecas y la matrícula universitaria. A pesar del buen estado de su salud financiera inicial, la persona puede perder terreno y caer en declive si no sigue el ritmo de los crecientes costos de los bienes.

Los signos típicos de una sólida salud financiera incluyen un flujo constante de ingresos, cambios raros en los gastos, fuertes retornos de las inversiones que se han realizado y un saldo de efectivo que está creciendo y está en camino de seguir creciendo. Una forma de asegurarse que exista un constante flujo de ingresos o ingresos dobles es a través de la inversión en México y sus distintas opciones. Considere una cartera de inversión bien diversificada.

Mejorando su salud financiera

Para mejorar su salud financiera, primero debe analizar con detenimiento y de manera realista dónde se encuentra actualmente. Calcula tu patrimonio neto y averigua cuál es tu situación. Esto incluye tomar todo lo que posee, como cuentas de jubilación, vehículos y otros activos, y restar todas y cada una de las deudas.

Presupuestación

Entonces necesitas crear un presupuesto. Con su presupuesto, no es suficiente solo planificar dónde gastará, sino que también es importante observar detenidamente dónde ya gasta. ¿Hay áreas en las que podría reducir? ¿Suscripciones recurrentes que realmente no necesita, como cable? Es fortuito comprender cuáles son sus “necesidades” versus cuáles son sus “deseos”.

Utilice hojas de cálculo o aplicaciones móviles para ayudar a establecer un presupuesto. O utilice el método del sobre probado por el tiempo, que le permite crear un sobre para cada artículo del presupuesto, como comestibles, y mantener el efectivo asignado en el sobre respectivo.

Una de las principales claves para tener un presupuesto y mantener su salud financiera es ceñirse a su presupuesto sin importar si comienza a ganar más dinero o genera más ingresos. El estilo de vida lento, que incluye gastar más dinero a medida que gana más dinero, es perjudicial para su salud financiera.

Fondo de emergencia

La creación de un fondo de emergencia puede mejorar sustancialmente su salud financiera. El fondo está destinado a ser dinero que se ahorra y está disponible para emergencias, como reparaciones de automóviles o pérdida de empleo. El objetivo debe ser tener tres a seis meses de gastos de manutención en su fondo de energía.

Deuda

Paga tu deuda. Utilice los métodos de avalancha o bola de nieve. El método de avalancha sugiere pagar tanto como sea posible por la deuda de interés más alto mientras paga el mínimo en todas las demás. La bola de nieve, mientras tanto, sugiere tomar primero el saldo de deuda más pequeño y luego trabajar hasta llegar a la deuda más grande.

Reglas y consejos para la salud financiera

Cuando se trata de finanzas personales efectivas, mantener su salud financiera en plena forma no siempre es fácil. Nos ponemos al día con vivir la vida. Sin embargo, aquí hay algunas reglas y consejos rápidos que puede seguir para mejorar o mantener su salud financiera.

  • Automatice el pago de facturas y los ahorros, es decir, configure transferencias automáticas a una cuenta de ahorros y pague automáticamente todas sus facturas.
  • Busque siempre cuentas corrientes y cuentas gratuitas.
  • Compare precios de seguros, cable u otros gastos recurrentes. Esto incluye si ya tiene estos elementos.
  • Utilice un método de presupuestación, como 50/30/20, que dice que debería gastar el 50% en las necesidades, el 30% en los deseos y ahorrar el 20% de sus ingresos. Este 20% podría incluir la reducción de la deuda si tiene deudas con intereses altos.
  • Trate de limitar el gasto en vivienda (alquiler o hipoteca) a no más del 40% de sus ingresos.
  • Invierta temprano y con frecuencia. Es decir, intente poner del 10 al 15% de sus ingresos directamente en una cuenta de jubilación.