¿Cómo empezar una cartera de inversiones?

En estos tiempos económicos difíciles, la idea de reservar dinero extra para invertir puede parecer una tarea complicada. Sin embargo, este artículo pretende mostrar cómo empezar una cartera de inversiones sin tanto esfuerzo.

La planificación para el futuro es esencial para la seguridad financiera, y no tiene que obtener un título en economía ni obtener un segundo trabajo para obtener el dinero extra para comenzar un portafolio de inversión. A continuación se exponen algunas de las mejores prácticas para ingresar al mercado.

Cómo empezar una cartera de inversiones

Desarrollar un plan

Antes de invertir un centavo, es imprescindible que elabore un plan para su dinero. Un plan de inversión escrito, conocido como Declaración de Política de Inversión (IPS por sus siglas en inglés), puede ser útil para organizarse.

Un IPS debe abordar el propósito de su inversión, como pagar la educación universitaria de un hijo o financiar la jubilación. Esta información determinará la cantidad de retorno que desea sobre su inversión y qué tan pronto la necesitará.

El IPS también abordará su tolerancia al riesgo. Los inversores que necesitan su dinero a corto plazo deben evitar las inversiones volátiles que tienden a fluctuar hacia arriba y hacia abajo.

Si sus objetivos son a más largo plazo, puede disfrutar de las recompensas de inversiones más riesgosas. Mientras tiene tiempo para recuperarse de las inevitables recesiones en el mercado.

Hay varios tipos de productos de inversión disponibles y cada uno tiene su propio conjunto de beneficios, riesgos y tarifas.

Otro beneficio de crear un IPS personal es la oportunidad de prepararse para los malos tiempos financieros antes de que sucedan. Un IPS fuerte aliviará la apresurada toma de decisiones que puede volverse común durante la agitación económica.

Es probable que sus objetivos financieros cambien con el tiempo. Revise su IPS anualmente o cuando ocurran grandes cambios en la vida, como casarse o divorciarse, tener un hijo o comprar una casa. De esta manera se asegura de que su plan aún satisfaga sus necesidades.

Incluso puede practicar invirtiendo sin usar dinero real. Imagine que tiene una cantidad específica de dinero y úsela para hacer un seguimiento de las diferentes inversiones que se realizarían en el transcurso de un año o más. Esto le permitirá conocer cómo funcionan los diferentes vehículos de inversión y cuáles se adaptan mejor a sus necesidades.

Obtenga su inversión inicial

Es posible comenzar una cartera próspera con una inversión inicial de solo mil dólares seguida de contribuciones mensuales de tan solo 100, por ejemplo. Hay muchas maneras de obtener una suma inicial que planea destinar a inversiones.

Primero, mire su presupuesto personal y vea si hay áreas en las que pueda recortar, como entretenimiento, compras o salir a cenar. Tome el dinero que hubiera utilizado en estos gastos no esenciales y coloque los fondos en una cuenta de ahorros que devengue intereses.

Otra idea es vivir según la regla de pagarse primero. Determine una cantidad que tomará de cada cheque de pago y dedíquela a los ahorros antes de hacer cualquier otra cosa. Puede configurar transferencias automáticas desde su cuenta corriente a su cuenta de ahorros para que no se sienta tentado a omitir ahorrar.

Muchas cooperativas de crédito y bancos, ofrecen programas que redondean las compras con tarjeta de débito y transfieren la diferencia de su cuenta corriente a su cuenta de ahorros. Para aprovechar al máximo uno de estos programas, busque una institución financiera que iguale algunos o todos sus ahorros.

Encuentre productos de inversión amigables con el presupuesto

Hay algunas maneras diferentes en que puede invertir una vez que tenga al menos mil. Uno de estos métodos son los fondos cotizados en bolsa (ETFs), que solo requieren una compra mínima de una acción.

Obtendrá los mejores retornos con las casas de bolsa que ofrecen comisiones bajas o nulas en las operaciones y sin saldo mínimo. Otra opción es encontrar un fondo todo en uno o premezclado, que le permita ingresar por mil dólares. O bien, eliminar el requisito mínimo de inversión a cambio de contribuciones automáticas mensuales.

El beneficio de este tipo de fondo es que le brinda una cartera diversificada instantánea de efectivo, bonos y acciones. Además, puede obtener un fondo administrado activamente, que viene con acciones elegidas profesionalmente.

Si bien tener expertos que administren su cartera puede parecer atractivo, muchos creen que las tarifas anuales más altas vinculadas a fondos administrados activamente no están justificadas. En comparación con los rendimientos de los fondos administrados pasivamente que tienen tarifas más bajas.

Proteja su dinero

Una vez que tenga el dinero para comenzar a invertir, lo último que quiere hacer es perderlo todo en un acuerdo fraudulento. Aunque un asesor financiero profesional puede ser invaluable cuando se trata de navegar por su portafolio de inversiones, tenga cuidado con los estafadores.

Hay varios tipos diferentes de fraude que pueden apuntar a inversores nuevos y experimentados. Los inversores nunca deben dar su dinero a nadie sin hacer la investigación adecuada para verificar la credibilidad de un asesor o corredor.

Evite trabajar con compañías e individuos que lo presionan para que invierta rápidamente o que le prometan retornos garantizados. En el mejor de los casos, un rendimiento anual altamente optimista es del 10%. Una promesa de algo más que eso es probablemente demasiado buena para ser verdad.