¿Qué es el crecimiento conservador?

El crecimiento conservador es una estrategia de inversión que tiene como objetivo aumentar el capital invertido a largo plazo. Por lo general, estos fondos se dirigen a inversores a largo plazo que otorgan gran importancia a la preservación de la riqueza, pero que también desean aprovechar algunas de las oportunidades de alto crecimiento del mercado.

Los fondos de crecimiento conservadores generalmente asignan un alto porcentaje del fondo a la renta fija mientras invierten la asignación restante en acciones de crecimiento o de crecimiento agresivo.

Comprendiendo el crecimiento conservador

Los fondos de crecimiento conservadores pueden resultar atractivos para los inversores por diferentes razones. Muchos inversores utilizarán fondos de crecimiento conservadores como participación principal. También atraen a inversores con un estilo de inversión más conservador. Así mismo, pueden considerarse un fondo de estilo de vida, lo que los convierte en una buena inversión para inversores que buscan una cartera básica en la que ahorrar para la jubilación.

Muchos inversores eligen fondos de crecimiento conservadores como una participación principal para sus inversiones de jubilación. Para los inversores conservadores, ofrecen una alta asignación de inversiones de renta fija de bajo riesgo al tiempo que ofrecen el potencial de obtener importantes ganancias de capital.

Estos fondos a menudo se consideran una opción de fondos de estilo de vida y, a veces, se pueden comparar con los fondos con fecha objetivo debido a su enfoque equilibrado; sin embargo, sus asignaciones no cambian con el tiempo.

Puede explorar los mercados internacionales o emergentes, por ejemplo, considerar los fondos de inversión en México y de otras naciones. Existen muchas opciones de renta variable o renta fija.

Crecimiento agresivo frente al crecimiento conservador

Muchos inversores encuentran atractivos los beneficios potenciales de los fondos de crecimiento agresivos. Sin embargo, no están dispuestos a asumir riesgos agresivos. Para estos inversores, los fondos de crecimiento conservadores pueden ser una buena alternativa.

Ofrecen los beneficios de una cartera diversificada. En lugar de invertir casi el 100% de la cartera en acciones de crecimiento o de crecimiento agresivo, estas carteras adoptan un enfoque más conservador al invertir con una alta asignación de  renta fija y una porción más pequeña de la cartera en acciones de crecimiento. Esto puede brindar a los inversores el beneficio de la exposición al crecimiento y las acciones de alto crecimiento con los riesgos mitigados por la preservación del capital a través de inversiones de renta fija.